Archivo de la etiqueta: asado

Asado García García

Asado garcía garcía

En casa el asado de cordero es, de toda la vida, muy poco ortodoxo. Nos gusta a todos mucho y nuestra versión -en realidad la de Mari Carmen- a pesar de que nos encanta, nada tiene que ver con el asado tradicional castellano. Se sofríen carne, patatas, ajos y cebollas que después se asan con un chorro de vino y otro de aceite.

Para solucionar esta falta de rigor castellano me puse en manos de mi buena amiga @migremlinomcome; en realidad, por suerte, estamos en manos de su madre y su receta de familia, porque esta amiga mía…

Un asado muy fácil de resolver que nos ha gustado mucho. Un asado que ahora, como mínimo, es de dos familias, lo hemos adoptado e intercalaremos con el nuestro. Un asado que si bien va fantástico con un tinto castellano no debéis dejar la oportunidad de probarlo con un champagne que tenga algo de estructura, un blanc de noirs o, como hicimos nosotros, un 100% pinot meunier.

Desde aquí nuestro agradecimiento a M. Ángeles cuya receta nos permitimos la licencia -vaga- de transcribir con literalidad (en realidad me debato entre el pudor de “editar” lo ajeno y el de transcribirlo sin más).

Sigue leyendo

4 comentarios

Archivado bajo Asados, Recetas

Pollo asado yé-yé

los pollos hermanos

Pocas cosas resultan tan agradecidas como los asados. Se usa poco el horno, o al menos es la impresión que tengo. Últimamente estaría asando aves todo el tiempo, no sé por qué me ha dado por ahí; pero aquí, la Señora pide pescado los fines de semana, si acaso un arrocito.

De entre todos, nada más mítico que el pollo asado… Tengo un extraño recuerdo de niño del típico asador de pollos, ahí dando vueltas y que nunca tomé… ni siquiera ubico el asador… Tenía muchas ganas de hacer uno, no tenía muy claro cómo. Me apetecía usar el accesorio girapollos -el horno de mi madre tiene uno cojonudo- pero finalmente no puedo ser, pues dos pollos de 3 kg no cabían.

Después de dudar entre Robouchon, Blumenthal y lo leído por el bloguerío pues lo normal: un refrito. La cocción del Perfect Roast Chicken de Heston Blumental, la salmuera inyectada del Pollo Modernista de Enrique y la salmuera de sal y glutamato de un comentario de por Andrés en dorarnosella.

En cuanto al eterno dilema -trasero o pechuga- para el que todo hombre tiene una predilección opté por la segunda, dejando que éstas alcanzaran 61ºC en su parte más gruesa. La pechuga espectacular mientras que los cuartos traseros un poco escasos de cocción. En fin, que no se puede tener todo.

Asé dos pollos. Unos pollos espectaculares de El Pavero, en Orihuela, mi tierra natal. De lo único que me arrepentí es de no haber dejado uno de los pollos sin la salmuera inyectada como espécimen de control.

Como guarnición las patatas fritas de Heston Blumenthal con tres cocciones: cocción, fritura a baja temperatura y fritura a alta temperatura. Tan buenas como el pollo.

Sigue leyendo

7 comentarios

Archivado bajo Asados, Aves, Recetas, Técnica y Experimentos

Asado rápido de cuartos traseros de pavo

No suelo consumir pavo, rara es la ocasión, pero si a algo lo relaciono es a las Navidades. Pero no creáis que voy a hablar de un fastuoso pavo relleno, receta familiar desde 1804, ni nada parecido; lo recuerdo el día de Navidad, en el cocido en lugar de pollo (además del resto de ingredientes). Cada vez que lo pienso me digo “¡manda huevos, se acabó la miseria y a partir de ahora huevo pa’ cuatro!”.

Estas Navidades no ha habido cocido de pavo. Bajón. Las manías de mi padre, líder de la Liga Antipavo, nos han hecho sucumbir, doblegarnos y renunciar al tradicional cocido de pavo navideño. Manda huevos de nuevo… El caso es que cada vez me jode más perder esas pequeñas tradiciones, esas que hace que perdure lo poco que ciertas cosas tienen de entrañables y que me mantienen unido a los recuerdos de mi infancia,  así que me dije: “¡yo quiero pavo!” y encargué medio pavo negro de El Pavero; ya veré cuándo me lo como- pensé.

Siguiendo con las tradiciones y leyendas urbanofamiliares la otra noche preparé para la cena un asado de aquel pavo un poco particular: el pavo fue cocido antes de asado. Mi abuela paterna siempre tenía pollos y pavos (los que luego acabó odiando mi padre vaya usted a saber por qué) y siempre he escuchado que antes de asarlos “en rustidera” les daba un hervor por la dureza de su carne. Y eso fue lo que hice, ni corto ni perezoso, y he de decir que no quedó nada mal y la carne resultó en su punto en una hora aproximadamente. No obstante es un poco sui géneris, y contradice todo lo que un asado ortodoxo debe cumplir, pero eso se lo dejamos a Enrique que lo cuenta de maravilla en su blog.

Ingredientes (para 4 personas)

  • Los cuartos traseros de un pavo negro: 2 muslos y 2 contramuslos
  • Verdura para hacer caldo
  • 4 dientes de ajo
  • 1 puñado de piñones
  • perejil picado

Proceso

Limpiamos la carne de pavo de plumas y cañones si fuera necesario. Ponemos a cocer el pavo con las verduras habituales para hacer caldo, unos ajos, laurel, unas bolas de pimienta y sal. Cocer en olla pronto (me encanta este nombre para la olla rápida o express) durante unos 25-30 minutos. El punto es que esté cocido pero no en exceso.

Sacamos la carne a una fuente de horno junto con parte de las verduras empleadas: cuartos de cebolla, zanahoria y algo de puerro si está en trozos grandes.

Regamos con un poco del caldo, un chorretón de aceite y otro de vino blanco; molemos pimienta por encima y espolvoreamos los dientes de ajo picados, los piñones y el perejil picado.

Hornear a 180º durante 35-40 minutos dando la vuelta a la carne transcurrido 20 minutos. Es conveniente comenzar el asado con la piel contra el fondo de la fuente para que al final, una vez le hemos dado la vuelta, quede hacia arriba y se tueste bien. Si fuera necesario en el último momento para rematar el asado subir el horno (o incluso la fuente de nivel) para que la piel quede bien dorada.

Servir la carne con las verduras horneadas y el jugo del asado.

Espero que os guste!

10 comentarios

Archivado bajo Carnes, Recetas

Asado de Cordero

La gastronomía castellana destaca por sus excelentes productos; legumbres, carnes, embutidos y por supuesto sus grandes vinos D.O. Ribera del Duero, Toro, Rueda, etc.. Pero si hay algo que me gusta especialmente, ademas del vino, es el cordero, el lechazo como le llaman ellos.

Es sabido por todos que el lechazo es un cordero aún sin destetar que se sacrifica a los 25-30 días de vida. Su carne es muy fina, con la grasa cremosa y tierna, según los expertos menos nutritiva pero más jugosa. También he leído que a partir de la primavera y hasta el otoño la carne es de mejor calidad, pues la oveja sale a pastar y la hierba fresca es mas rica en fibra y menos calórica características que aporta a la misma.

A mí me gusta sea cual sea su procedencia pero os propongo un cordero lechal. Sigue leyendo

10 comentarios

Archivado bajo Carnes, Recetas